maiz

¿Qué son los alimentos transgénicos?

Los organismos modificados genéticamente (OMG) o transgénicos son seres vivos que se obtienen mediante la ingeniería genética. Esta tecnología salta las barreras entre especies y crea seres vivos que no podrían obtenerse en la naturaleza o con las técnicas tradicionales de mejora genética.

Los cultivos transgénicos se introdujeron en nuestra agricultura y alimentación hace diez años sin estudios que avalaran su seguridad sobre el medio ambiente y la salud, con grandes promesas de aliviar el hambre en el mundo y solucionar los problemas de los agricultores.Pero la realidad muestra que no han supuesto beneficios para el consumidor o los pequeños agricultores, mientras crecen las incertidumbres sobre sus efectos sobre la salud y son cada vez más evidentes sus impactos ambientales.

¿Qué impactos tienen sobre el medio ambiente?

Los impactos de los cultivos transgénicos son cada día más evidentes: aumento del empleo de pesticidas en el campo, contaminación genética de especies silvestres, aceleración de la pérdida de biodiversidad, insectos y malezas que se hacen resistentes a los tratamientos convencionales… Es prácticamente imposible proteger la agricultura no transgénica de la contaminación por OMG, con lo que una vez liberados al medio ambiente es muy difícil dar marcha atrás.

¿Qué impactos tienen sobre la salud?

Los OMG se han introducido en nuestra alimentación sin que se hayan evaluado de forma adecuada los impactos sobre la salud de los consumidores. Hay demasiadas incertidumbres, como la aparición de nuevos tóxicos en los alimentos, nuevas alergias o resistencia a antibióticos.

¿Hay transgénicos en España?

España cultiva maíz transgénico desde 1998, y es el único país de la Unión Europea que lo hace a gran escala. En 2006 se cultivaron 53.000 hectáreas.

Este cultivo se realiza en unas condiciones de absoluta falta de transparencia y control. Se han denunciado ya múltiples casos de agricultores que ven sus campos de maíz contaminados por polen transgénico, lo que supone una gran amenaza para el sector, especialmente para la agricultura ecológica.

Además, nuestro país importa grandes cantidades de soja transgénica. El control de estos cultivos por parte las autoridades es escaso o nulo y las medidas para prevenir los efectos negativos sobre el medio ambiente y el resto de la agricultura son prácticamente inexistentes. No se está respetando el derecho a la libre elección del agricultor y consumidor de una agricultura y alimentación libre de transgénicos.

 

¿Ayuda a solucionar el hambre en el mundo?

Se ha comprobado que la introducción de los cultivos transgénicos en la agricultura incrementa las situaciones de pobreza, exclusión social e injusticia. Además, los transgénicos disponibles no son ni más productivos, ni más nutritivos.

Sin embargo, los intereses económicos en juego dan lugar a todo tipo de presiones políticas por parte de las multinacionales de la biotecnología, que intentan controlar la agricultura y alimentación mundial despreciando
las consideraciones sociales y ambientales.

¿Podemos saber si un producto contiene transgénicos?

Es obligatorio etiquetar todos los alimentos derivados de OMG. Sin embargo, la legislación admite un 0,9% de contaminación de un ingrediente por transgénicos sin necesidad de que aparezca en la etiqueta. Tampoco hay obligación de etiquetar los alimentos como carne, huevos o leche procedentes de animales alimentados con OMG. Si a esto añadimos que no hay control de la contaminación ni del destino de las cosechas transgénicas, hoy en día estos productos están entrando en nuestra dieta sin que se nos informe correctamente ni los consumidores tengamos el derecho de elegir una comida libre de OMG.

¿Cómo podemos evitar comer transgénicos?

Aunque con la legislación y las condiciones actuales es difícil que los consumidores ejerzamos nuestro derecho a no consumir transgénicos, hay cosas que podemos hacer:

〈No comprar productos que contengan la frase maíz o soja
“modificado genéticamente” en la etiqueta. Este rótulo aparece en pocos productos: lecitina de soja, margarinas, mayonesas, maíz…

〈Evitar en lo posible los productos elaborados y precocinados, ya que suelen contener harinas, almidón o aceite de maíz o soja, con alta probabilidad de contener transgénicos.

〈Consumir en lo posible productos ecológicos. La etiqueta
ecológica certifica que están libres de transgénicos.

¿Cuáles son las alternativas?

Necesitamos caminar hacia una agricultura sostenible que mantenga la diversidad biológica y cultural y la fertilidad de la tierra. Sólo tenemos un planeta y queremos que perdure para las generaciones futuras.

Nosotros podemos favorecer una agricultura más respetuosa con el medio ambiente mediante nuestras decisiones de consumo. Además de evitar los transgénicos, si elegimos frutas y hortalizas de temporada, estaremos ahorrando energía y reduciendo nuestra contribución al cambio climático. Si además compramos alimentos producidos lo más cerca posible, ahorraremos también energía utilizada en transporte y favoreceremos la agricultura local.

La agricultura Ecológica

La agricultura ecológica excluye el uso de transgénicos y de productos químicos de síntesis como fertilizantes, pesticidas o antibióticos con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

La agricultura ecológica no significa un retroceso en la modernización de la agricultura. Se trata de hacer compatibles las prácticas agrícolas tradicionales con los modernos conocimientos técnicos y científicos, para obtener alimentos de forma ambiental y socialmente sostenible.

Fuente: Amigos de la Tierra