Josep Pamies es un agricultor de Lleida que como el resto de agricultores utilizaba los métodos habituales de producción agraria,  hasta que un buen dia por motivos de salud y ver que sus tierras mermaban comenzó a utilizar métodos de agricultura ecológica. A partir de este momento  sus plantaciones mejoraron y no sólo eso sino que su propia salud también lo hizo … asi que cambió  químico por orgánico  y no sólo eso sino que también apoyando el cultivo de plantas y flores medicinales por su gran aporte terapéutico para todos nosotros.

En éste breve video se tratan cuestiones bastante graves para la salud del ser humano a costa de los intereses económicos de empresas farmaceúticas.

Por un lado el peligro del aspartamo, edulcorante quimico patentado por Monsanto (lo podemos encontrar en multitud de bebidas light, chicles, y productos sin azúcar ) frente por ejemplo al azúcar “bueno” de una planta como la estevia , componente que incluso mejora la diabetes.

También el caso de otra planta medicinal, la Artemisa, de la cual Novartis obtiene un componente  para combatir la malária el cual patenta obligando a la ONU a invertir millones en antibióticos cuando el problema podía solucionarse enseñando a cultivar esta planta en los paises del tercer mundo.

Otro tema muy grave son las restricciones de venta de plantas medicinales en herbolarios por ejemplo , prohibiendo plantas y componentes naturales derivados de ellas (extractos, esencias, comprimidos de planta seca … ) para luego venderlos  junto con otros compuestos quimicos o incluso dejándolas en el olvido.

Grave también la ley del etiquetado en la cual se prohibe que estos productos naturales indiquen sus propiedades y sin embargo nos encontramos en los supermercados productos alimenticios con componentes añadidos sin parar de anunciarlos (para el colesterol, para la artrosis, …..) vergonzoso.

La verdad es que es triste ver cómo todo esto se pierde favorenciéndo así los intereses de empresas farmaceúticas y multinacionales fabricantes de pesticidas, herbicidas y semillas modificadas genéticamente.

Todavía queda un resquicio de esperanza pero para ello tenemos que sublevarnos y decir basta ya ! . Hay que informar de todas estas atrocidades a todo el mundo y que cada vez se empleen menos pesticidas ni herbicidas quimicos , ser más activos, denunciar los abusos de las farmaceúticas …  , exigir una alimentación natural o ecológica … …