Latín: Borago Officinalis
Valencià: borratja, borraina
Vasco: borrai,burruillu

Florece al comenzar la primavera y se cría en las huertas, en los barbechos y más tarde en las tierras elevadas del interior

Composición:

La borraja contiene abundante mucílago (hasta el 30%), nitrato potásico y malato cálcico. Las propiedades terapéuticas de la borraja hay que atribuirlas al ácido silícico soluble que contienen en notable proporción el tallo y las hojas (de 1.5 a 2.2%).

Propiedades:

La borraja es sudorífica (para la fiebre) y diurética. Como uso externo se emplea como emoliente (hojas). Como sudorífica las flores de la borraja pueden tomarse en infusión bien caliente con un poco de miel o azúcar utilizando para 0.5l de agua un par de cucharadas soperas de flores. Incluso puede emplearse una mezcla que ataja el “trancazo y diversas fiebres eruptivas” :

– Flores de borraja 40gr.
– Flores de saúco 40gr.
Albahaca 40gr.
– Romero 30gr.
– Hisopo 30gr.
– Ajedrea 30gr
– Centaura menor 10gr.
– Hojas de Eucalipto 10gr.
– Sumidades de Hipericón 10gr.
– Flores de espliego o lavanda 10gr.

Se emplea la misma proporción de un par de cucharadas soperas para 0.5l de agua hirviendo con un poco de miel o azúcar de caña (4minutos reposar y pasar por colador).

Las cataplasmas para la maduración de furúnculos se hace con hojas de borraja escaldadas con poca agua y colocadas en la piel lo más calientes posibles y sostenidas con una venda de gasa.

En muchas comarcas de nuestro país se emplean las hojas de borraja  como si fueran espinacas (hervidas con agua y sal) para enfermos convalecientes  y personas delicadas.

fuente: El dioscórides renovado Pio font Quer