bricks

En 1951 nace en Suecia este envase de la mano de la empresa Tetra pak. El nombre de tetra brick viene de los primeros envases en forma de tetraedro para contener medio litro de leche y del parecido a un ladrillo (brick en inglés). Este envase supuso una revolución en este campo debido al ahorro y comodidad a la hora de transportar y almacenar líquidos como por ejemplo leche, bebidas, caldos etc…

El brick se compone de:

75% Cartón. Principal componente, el cual le proporciona la consistencia y rigidez necesaria. Para ello se necesita un cartón de mayor calidad obtenido de los bosques del norte de Europa con lo cual, consumiendo este tipo de envase estamos contribuyendo a la tala de miles y miles de hectáreas de bósques anualmente.

20% Polietileno. Impermeabiliza el cartón. Como todos los plásticos su procedencia viene del petróleo. Bastante contaminante a la hora de su extracción.

5% Aluminio. Impide la penetración del aire y la luz, conservando mejor los alimentos. El aluminio requiere una gran cantidad de energía para su fabricación, con la consiguiente contaminación ambiental que genera.

Para un brick de 1 litro se necesita 20grs de papel, 5,7grs de polietileno y 1,5grs de aluminio.

Reciclado del “tetra brick”

En la década de los años 90 (40 años después de su creación) es cuando se comienza a tener conciencia del reciclado de este envase y surgen empresas para esta tarea.

El reciclado del brick tiene varios procesos en los cuales se separan estos tres elementos. En primer lugar agua y energía para “centrifugar” y poder separar el cartón del plástico y aluminio. La celulosa resultante ya está lista para utilizar nuevamente en la fabricación de papel kraft, que se empleará para bolsas y sacos de papel. Existen también técnicas que permiten la separación del aluminio directamente y polietileno en forma de gas para combustible, pero hay un sistema que permite emplear estos dos elementos para la creación de perfilería y estructuras al aire libre como bancos, tarimas, macetas etc… en la web de maplar podemos observar los diferentes productos que resultan de su aprovechamiento y su proceso.

Hay también otros métodos de reciclaje del tetra brick que emplean la integridad del envase. Estos se trituran y se someten a procesos de calentamiento y prensado dando como resultado unas planchas de aglomerado las cuales se utilizan para la fabricación de muebles, revestimientos, etc… en Europa por ejemplo, se comercializa bajo el nombre de Tectan .

En resumen, todos estos procesos, permiten aprovechar al máximo el reciclado de esta clase de envases. Según la empresa que fabrica los tetra brick, los gastos de energía y la contaminación que puede provocar estos envases puede ser similar que en el reciclaje del vidrio. Pero también hay que tener en cuenta que el proceso de fabricación es mucho más elevado en aspectos de contaminación y energía, respecto al de los envases de vidrio.

Según Tetra Pak, en el año 2004 en España se recicló el 32% de los envases, frente al 65% de Alemania o 68% de Bélgica. Cifra que refleja lo mucho que nos queda para igualarnos en temas de reciclaje con otros países europeos.

¿Cómo podemos contribuir al reciclado de este tipo de envase?

Simplemente depositándolos en los contenedores de color amarillo o especiales para “bricks” . Los contenedores amarillos, aparte de bricks, permiten depositar latas y toda clase de envases plásticos.

¡Recicla!