etiqueta-energetica.png      

La etiqueta energética es una herramienta de información muy útil para los compradores a la hora de adquirir un aparato consumidor de electricidad.  Consta de una etiqueta donde se nos muestran los datos del aparato en cuestión relativos a su eficiencia energética (gasto de electricidad que ocasiona)  así como otros de interés relativos al consumo de agua, el volumen de ropa que admite, el volumen de alimentos frescos y congelados, nivel de ruido, eficacia de lavado y secado… Es decir,  las etiquetas tienen una parte común a todos los electrodomésticos donde se refiere la marca, la denominación del aparato y su eficiencia energética, y otra parte específica de cada aparato, que varía de unos a otros y que hace referencia a otras características según su funcionalidad como se ejemplificaba más arriba.

    Esta etiqueta está regulada a nivel europeo por diversas Directivas Europeas. En España, gracias a estas directivas y por medio de Reales Decretos, existe obligatoriedad legal de la etiqueta para los diferentes electrodomésticos que existen en el mercado. Los tipos de electrodomésticos que tienen establecido el etiquetado son: frigoríficos y congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, lavadoras-secadoras, fuentes de luz domésticas, horno eléctrico y aire acondicionado.

   Existen 7 clases de “eficiencia”, identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A (los equipos más eficientes) hasta el color rojo y la letra G ( los equipos menos eficientes). Los frigoríficos y congeladores van batiendo rédords y cuentan además con dos nuevas clases de eficiencia todavía más exigentes: la clase “A+” y la clase “A++”, con unos consumos medios, con relación a un aparato equivalente, inferiores al 42% y al 30% respectivamente. Como dato importante a recordar: el consumo de energía para prestaciones similares puede llegar a ser casi 3 veces mayor en los electrodomésticos de clase G que en los de clase A, con sus consiguientes repercusiones a la hora de pagar la factura de la luz…

taula_de_consumns_electrodom_stics.gif

    Según la legislación vigente es obligatorio para el vendedor exhibir la etiqueta en cada modelo de electrodoméstico, así que si no la véis en alguna tienda al ir a comprar o informaros sobre un electrodoméstico (cosa rara ya en estos tiempos) no os preocupe preguntar y exigir la “etiqueta energética”. No hay peros que valgan…

 caso_practico_frigorifico.gif