“Se tienen posibilidades de controlar el sol de verano, de crear sombra en el curso de casi todas las fases de acondicionamiento del lugar, es decir, desde la elección del terreno a la localización del edificio en el mismo y a la elaboración de aspectos paisajísticos.

En el caso de que el terreno sea lo bastante extenso como para ofrecer varias posibilidades de localización habrá que valorar cada emplazamiento en función de la sombra que procure el arbolado existente, aprovechando para reducir las ganancias solares en las tardes de verano.

 

arquitectura bioclimatica

Cuando los terrenos están parcelados las calles se orientarán de cara a que las parcelas tengan la mejor orientación posible, criterio que impone, como óptima la este-oeste con la ventaja de que en conjuntos de relativa densidad las unidades de vivienda se protegerán mutuamente del sol de poniente sin interferir la orientación a mediodía.

Como las máximas temperaturas se alcanzan a finales de julio, principios de agosto, para establecer la distribución de la vegetación se tomará nota de las posiciones del sol de tarde en este periodo. Una vez se ha fijado el emplazamiento del edificio cabe planificar el sistema de sombra en conjunto.

El interés de los árboles frondosos para proteger del sol de verano es de todos conocido, pues permiten la entrada de sol en invierno. Se seleccionarán especies de gran tamaño a plantar en el lado sur de los edificios pequeños para que proyecten sombra tanto en la cubierta como en la fachada.

La fachada oeste debería protegerse del sol de poniente a base de árboles más densos o de arbustos grandes y tupidos. Como consecuencia de que el sol en invierno no llega a la orientación completamente oeste, nada impide plantar árboles resinosos en fachadas a poniente.

 

arquitectura bioclimatica

En lugares donde soplen vientos fríos dominantes del oeste y noroeste, la vegetación de hoja caduca que responda a las citadas características creará una pantalla protectora.

Glorietas, pérgolas, cercados o barreras pertenecen a los numerosos modelos de artificios para proyectar sombra en los lados sur y sudoeste. La figura muestra una estructura que soporta unas lamas de madera que arrojan sombra, por ejemplo, en una entrada que se orienta hacia mediodía.

 

arquitectura bioclimatica

El garaje puede situarse en el lado oeste de la casa; si está adosado total o parcialmente a la misma, se podrá crear un patio sombreado entre ambas construcciones. De hecho, sobran soluciones que permitan la creación de zonas de sombra con ayuda de estructuras exteriores. Las soluciones más apropiadas serán aquellas que respondan a la planificación de los espacios interiores y de los espacios de transición al exterior (patios, porches, etc.), a las dimensiones del terreno y a la relación con otros edificios.” (Roger Camous y Donald Watson, “El Hábitat Bioclimático”, GG, pág. 116).

Ver más artículos Arquitectura bioclimática

Nacho Llopis Cotanda
Arquitecto