24 Febrero 2022 – Rusia invade Ucrania y llevamos así más de 70 días de conflicto bajo el horror de la guerra y su crudeza en la población civil con miles de muertos y ciudades devastadas por completo. Nadie pensaba que esto, en el año 2022, pudiera suceder … y justo después de pasar dos años horribles con el Covid-19. De las vacunas a las armas en un plis plas, casualidad?

Bajo este contexto, en Europa estamos inmersos en una enorme crisis energética con precios disparados. El litro de gasolina, de pagarse entorno a 1 eur el litro en el 2019 en plena pandemia hemos pasado a pagarse a 2 eur el litro (y sigue subiendo) en estos instantes. El precio de la luz y el gas por las nubes. Recibos de 60-70 eur pasamos a 100-110 eur mes. La inflación sube y a su vez los precios de los alimentos …  y la población, simples marionetas al amparo de las decisiones de los políticos de nuestro país en un mundo totalmente globalizado.

Parece apocalíptico no?, pues así nos encontramos a día de hoy.

Desde hace más de 10 años venimos informando de una forma de vida basada en las 3 R (Reduce, reutiliza, recicla) principalmente por aspectos de medio ambiente y de evitar el consumo excesivo de materiales que no somos capaces de reciclar. Recordemos por ejemplo que sólo el 25/30% de los envases plásticos que depositamos en los contenedores amarillos se recicla realmente.

En el contexto actual añadimos además, y con mayor relevancia la parte del ahorro energético frente a los desorbitados incrementos de los costes.

Hablamos de pequeños hábitos que habrás escuchado o leído en algún momento y seguro que habrás pensado si realmente se nota el ahorro. En estos momentos no cabe duda, cuantos más hábitos o medidas adoptes en conjunto mayor será el resultado. Sin duda son medidas que a dia de hoy todos deberíamos estar empleando ya si o si:

– Emplear regletas de luz con interruptor para poder apagar cuantos más electrodomésticos mejor. Televisores, aparatos de música, incluso el router, … cuando te vas a la cama apaga el interruptor. Todos los aparatos se desconectarán, incluso en modo «stand by».  Todo esto tanto si nos vamos a la cama como por ejemplo si estamos fuera unos días o de vacaciones.

– Optimiza el uso de los electrodomésticos: Lavadoras y lavavajillas llenos al completo o con programas adecuados en función de la carga, ahorro de energía (modo ECO).  Lavadora con programa de temperatura en frío, si nos paramos a analizar, la mayoría de la ropa que echamos a lavar suele ser en mayor porcentaje por malos olores que por suciedad en si. La nevera: si te marchas de vacaciones puedes subir algún grado la temperatura tanto del refrigerador como del congelador porque no vas a abrirlos y por tanto mantendrán la temperatura y ahorraremos consumo.  Aire acondicionado y calefacción: seguro que estamos hartos de las recomendaciones pero todavía hay personas de mi entorno que se echan las manos a la cabeza si recomiendo tener la temperatura del aire acondicionado a 26-27º y la calefacción a 20ª (en lugar de 22-24ª y 22º respectivamente).  Estas son temperaturas de confort que te ayudarán al ahorro energético, tener en cuenta que un día de calor intenso podemos encontrarnos a 35-40º en el exterior y pasamos a una instancia con 27º, diferencias de más de 10º , y lo mismo sucede con la calefacción, … el derroche energético que es necesario para estar en manga corta en invierno en tu hogar, es necesario? en estos momentos por supuesto que no. Placa de inducción o gas: si ponemos a hervir una cacerola lo hará en un tiempo menor si empleamos una tapa que si la dejamos abierta.

– Horas más baratas de luz al día. Independientemente del precio de la luz, las franjas horarias más baratas al día son en días laborables entre las 2 y las 6 de la madrugada y entre las 15 y las 17 horas de la tarde. Lógicamente no vamos a poner la lavadora por la noche pero si intentar programarlos (lavadora y lavavajillas) entre las 15 y las 17 horas en días laborables o bien durante el fin de semana .

– Emplea ahorradores de agua en todos los grifos de la casa (rosca de salida del agua)

– Simplifica en la medida de lo posible. Si analizamos en muchos casos, tenemos hábitos como por ejemplo ducharnos todos los días, tirar la ropa a la lavadora, cambiar sábanas, toallas …  hábitos que si analizamos bien nos llevan al consumo energético, gasto de agua y lógicamente si esto lo multiplicamos por los millones de ciudadanos que somos y recapacitando sobre la situación actual podemos tratar de cambiarlos (repito, siempre en la medida de lo posible). Por ejemplo si te duchas a diario y trabajas en una oficina y tienes una cuidada higiene no lo puedes hacer dia si o dia no?, si echas unos vaqueros a lavar por inercia después de 1 o 2 puestas , has pensado en guardarlo para utilizar de nuevo la semana siguiente? . Con esto no digo que si vas al gimnasio todos los días no vayas con el mismo chándal o si por el trabajo requieres ducharte todos los días y cambiar de ropa lógicamente. Pero seguro que para otras muchas personas modificar un poco estos hábitos contribuye al mayor ahorro energético sin detrimento de la higiene.

– Utiliza el transporte público.