ajo

El Ajo es un condimento muy utilizado en la cocina sobre todo en la cocina mediterránea, pero su valor medicinal supera al culinario.
Un ejemplo lo encontramos en la edad media, dónde los monjes masticaban dientes de ajo para protegerse de la peste. O durante la primera guerra mundial se usó para evitar que las heridas se infectarán.

En el bulbo es dónde se localizan los principios activos como la alicina de la que derivan los compuestos azufrados responsables de sus acciones terapeúticas.

Las principales propiedades del ajo son las siguientes:

Antibiótico Natural: afecciones respitatorias, gripe, infecciones intestinales y cutáneas.

Circulación: disminuye los niveles de colesterol “malo” y aumenta el colesterol “bueno”. Beneficioso para nuestro sistema cardiovascular por tener efecto antiagregante plaquetario y fribrinolítico por lo que enlentece la coagulación sanquínea y reduce el riesgo de trombosis.
Disminuye la tensión arterial.

Como mejor se consume es en crudo, pero en el mercado lo podemos encontrar en perlas o cápsulas.

Artículos relacionados en bedoce | hierbas circulación